Quienes Somos
“Podrán responsabilizarnos de miles de cosas…
… pero nunca de no hacer…”


Desde hace mucho tiempo, los empleados de A.F.I.P. nos sentimos en un importante grado de indefensión, y esto se debe a la postura que ha adoptado un gremio.

Esa Organización gremial ha venido navegando en un mar de dudas e inoperancias, como todos sabemos, alejándose de su objetivo fundamental: la representación y defensa de los trabajadores que se arroga representar.

Lo que fundamentalmente han olvidado, para mal de los empleados de A.F.I.P. y de una Organización Gremial que se precie de tal, es aquella regla de oro que es que las Organizaciones Gremiales deben subordinarse a la autoridad y necesidades de sus representados.

Si eso se olvida, si ese principio se deja de lado, el gremio se termina convirtiendo en una “asociación” de personas que subsiste en el tiempo, defendiendo intereses sectoriales y muchas veces dedicándose solo a beneficios personales de sus Directivos, y en el momento de conveniencia, blandir “banderas reivindicativas”, como queriendo convencer y convencerse que son gremialistas y que son representantes de los trabajadores.

Y es en este marco, que muchos de nosotros, desde hace tiempo, sentimos que carecemos de esa representación que nos defienda, y parafraseando a un viejo y vigente líder político de nuestro país, ante una situación así se hace necesario dar la lucha “…con los Dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los Dirigentes…”.

Por eso es que desde hace varios años intentamos persuadir a las autoridades de A.E.F.I.P. del camino erróneo que estaban llevando, que era necesario que entendieran que las posturas que estaban ejecutando adelante eran erráticas y sin un hilo conductor que permitiera a los Trabajadores de A.F.I.P. entender cuál era el camino que se estaba llevando, y dentro de ese “dislate” de actividades podemos resaltar, a término enunciativo nada más, la intención de establecer la “Caja Compensadora”, tarea que sólo llevó a discusiones entre los mismos compañeros y que terminara, no sólo desechando ese proyecto, sino desvirtuando una muy buena idea, y dando ante las autoridades del Organismo una imagen de inexistencia como Organización Gremial.

Tampoco podemos olvidar como se dilapidaron los Fondos Sociales, los cuales fueron objeto de promesas de Obras Faraónicas, que nunca llegaron.

Mucho menos podemos hablar sin sentir vergüenza ajena, lo que han hecho con la Obra Social Sindical (la O.S.M.E.) que directamente fue desmembrada, quebrada y entregada a terceros en esta Gestión Sindical, la cual además tiene varios de sus miembros o ex miembros imputados por delitos cometidos en la misma.

Ante todos estos hechos, muchos de nosotros intentamos razonar con las autoridades de A.E.F.I.P., pidiéndoles que reflexionaran, que trataran de encausar su andar en defensa de los intereses de los trabajadores, pero ante estas situaciones sólo se recibieron agravios e indiferencias… éramos nosotros los equivocados… ahora bien, si éramos los equivocados, ¿Por qué nuestro salario ha ido perdiendo poder adquisitivo?

Ante esa situación, muchas fueron las discusiones que tuvimos en el seno de nuestro grupo analizando cuál era el mejor camino a seguir, desde activar fuertemente la “Asamblea de Delegados”, hasta organizar trabajos de concientización con vista a las elecciones que se disputarían en este año.

Pero hubo varios factores determinantes que nos hicieron llegar a la conclusión que ninguna de esas acciones nos podría llevar a buen puerto, y quizás el más relevante -el que nos llevó a la conclusión de que estos cambios eran inviables- era que se estaba organizando un proceso electoral, aparentando el enfrentamiento de dos listas, cuando en realidad todo era una parodia, y a esta conclusión se llegó al comprobar reuniones de los personajes más representativos de las dos listas con la intención de “organizar” los comicios.

Esta situación para nosotros fue muy grave, y era de una magnitud tal y de una organización tan compleja, que la denuncia del hecho ante los Trabajadores de A.F.I.P. solamente hubiera llevado a una discusión “Bizantina” que no hubiera logrado otorgar claridad al hecho. Iba a terminar siendo nuestra palabra contra la de ellos, y aunque nosotros habíamos visto las reuniones, y sabíamos de ellas, y conocíamos que no existía una verdadera oposición sino una comunión de intereses mezquinos y personales, la demostración política del hecho era al menos, compleja.

La pregunta era ¿Qué camino seguir…? ¿el silencio y la convalidación por omisión…?. O la acción?.

La complejidad de todo esto nos llevó a discusiones e incluso, a que muchos de los integrantes de nuestro grupo participaron de las elecciones en representación de esa falsa oposición. Pero transcurrido el acto eleccionario, y luego de la confirmación de que las reuniones y acuerdos no fueron sólo antes de las elecciones, sino inclusive con posterioridad, la conclusión fue inevitable.

Por todo lo expuesto es que creímos que la creación de otra Organización Gremial, que defendiera ciertamente los derechos de los Trabajadores, era el camino más sano.

Lo iniciamos hace tiempo, pero sin la convicción de terminar el proceso, teníamos en el fondo la esperanza de que estábamos errados, y que quizás si existía una verdadera oposición y que podría haber un cambio real en la conducción. Cuando participamos en el acto eleccionario y vimos la “comunión” entre los dirigentes de la oposición y la A.E.F.I.P. nos decidimos a brindar una nueva opción. Cuando vemos ahora lo unidos que están las dos listas que supuestamente se acusaban una a otra de corrupción e ineficacia, probamos que no estábamos equivocados.

Apuntamos a los que nos sentimos más indefensos y menos atendidos: los Compañeros Profesionales y los Jefes –estos últimos directamente tratados como enemigos del Gremio- cuando en realidad son tan afiliados como cualquier otro compañero, y tienen derecho a representación sindical y defensa, incluyendo a todos los Compañeros Empleados de los Grupos 17 a 26 inclusive. Sin excluir a nadie.

Hoy estamos satisfechos con el camino elegido, que lo mejor era crear una Organización Gremial nueva, sana, sin compromisos ni prebendas con otros sectores, y con el único objetivo de defender de la mejor manera a los Trabajadores de la Administración Federal, Impositivos y de la Seguridad Social.

Y con ese espíritu es que nace “U.P.S.A.F.I.P. -Unión del Personal Superior de la Administración Federal de Ingresos Públicos -”, una herramienta de discusión, lucha y consenso, con el único objetivo de defender los derechos de los Trabajadores Impositivos.

Sabes porque el Nombre? UNION porque entendemos que la unión hace la fuerza para lograr nuestras luchas y reivindicaciones; y PERSONAL SUPERIOR: porque consideramos que nos capacitamos para dar lo mejor, no somos superiores a nadie, pero queremos que se nos reconozca el esfuerzo por dar todo para que nuestra Institución crezca en calidad y en aumento de la Recaudación. Somos Responsables de los Ingresos por impuestos del País.

Por todo esto, y porque:

• Somos el Organismo encargado de recaudar los fondos necesarios para que el Estado Nacional haga las transformaciones necesarias.
• Porque estamos orgullosos de que mes a mes por nuestro accionar los montos de recaudación se eleven.
• Porque nunca dejamos de ser parte de la “Familia Impositiva”… las autoridades pasan, las condiciones políticas pasan, pero nosotros los Trabajadores Impositivos quedamos.
• Porque es necesario que nuestra tarea sea reconocida y respetada.
• Porque nuestro salario es el único premio que nos llevamos por hacer bien nuestra tarea, y a decir de las autoridades de la A.F.I.P., nuestra tarea la hacemos cada vez mejor, porque todos los meses la recaudación sube.

Estos son nuestros principios. Nuestro objetivo es fortalecer nuestro Organismo para que sea cada vez más eficiente y eficaz, para sentirnos cada vez más orgullosos de ser … TRABAJADORES IMPOSITIVOS y de los RECURSOS DE LA SEGURIDAD SOCIAL.

Acompáñennos en esta tarea. Ayúdennos a que nuestro Organismo ocupe el lugar que nunca más deberá dejar de ocupar… ayúdennos a no equivocarnos…

Podrán responsabilizarnos de miles de cosas… pero nunca de no hacer…



Buenos Aires, Noviembre de 2015

Dr. Julio Enrique Estévez (h)
SECRETARIO GENERAL
MESA DIRECTIVA NACIONAL